La pintura de paredes

La pintura de paredes

Las pinturas de paredes son pigmentos diluidos en un medio que puede ser de distintos tipos, de los que resultarán los diferentes tipos de pintura.

Cuanto mayor sea la calidad de una pintura, mejor será el poder cubritivo de la misma, la uniformidad del color y su duración.

Las pinturas se pueden dividir en dos grandes tipos, las pinturas al agua y las pinturas plásticas.

Dentro de las pinturas al agua están las pinturas acrílicas, las pinturas a la cal y las pinturas látex. Entre las pinturas plásticas tenemos los esmaltes sintéticos, los barnices y las pinturas al aceite.

Según el acabado podemos distinguir las pinturas mate, las satinadas y las brillantes.

Los distintos tipos de pinturas según su base:

Pinturas al agua:

• Pinturas acrílicas: son las que están compuestas por una resina sintética vinílica o acrílica, pigmentos y están emulsionadas en agua.

Son aptas para pintura de interiores. Se diluyen con agua y su limpieza es la más simple. No son tóxicas, tienen poco olor y su secado es rápido. Pueden presentarse con acabado mate o satinado. Resisten los lavados, pero sin exagerar.

• Pinturas látex: están compuestas por los pigmentos y una base de látex natural (caucho), o de látex vinílico diluidos en agua. Presentan un acabado mate de gran resistencia y lisura.

Son inodoras y de rápido secado, pero un poco más lentas que las acrílicas. Son resistentes a los lavados. Pueden emplearse en interiores y en exteriores.

• Pinturas a la cal: son pinturas primitivas, conformadas por cal apagada, agua y pigmentos. Estas pinturas son muy económicas y fungicidas.

Su poder cubritivo es pobre, son solubles en agua, por lo que presentan una corta duración en exteriores. Su acabado es mate y de mala calidad, es necesario agregarles fijadores para que no desprendan polvillo.

Pinturas plásticas:

• Esmaltes sintéticos: son pinturas fabricadas con resinas alquídicas o resinas sintéticas y con poliuretano. Son aptos para proteger madera, metales y yeso, pero no para revoques y otras superficies muy porosas.

Se diluyen en solventes. Su secado no es rápido y al completarse, la pintura presenta una superficie dura, lavable y resistente, lo que los hace ideales para exteriores. La presentación es en tres acabados: mate, satinados y brillante.

• Pinturas al aceite: son pinturas grasas, están compuestas por resina y aceite (normalmente de linaza). Tienen un secado muy lento, presentan menor dureza que los esmaltes sintéticos. Son lavables y de calidad pobre.

Las pinturas según su acabado son: mate, satinadas y brillantes.

• Pinturas mate: es un acabado opaco, el más utilizado para paredes pues disimula las imperfecciones. Las pinturas látex y los esmaltes se presentan en acabado mate. Son poco lavables.

• Pinturas satinadas: son las que poseen una terminación sedosa un tanto brillante. Son fáciles de lavar y más caras. Las pinturas al agua y las plásticas vienen con acabado satinado. Se pueden utilizar en paredes, pero destacan las imperfecciones, son ideales para maderas y metales.

• Pinturas brillantes: estas pinturas tienen un acabado brillante. No son aconsejables para paredes debido a que son impermeables, ocasionando condensaciones y a que resaltan mucho los defectos.

Aunque dan buenos resultados aplicadas en baños, cocinas y otras dependencias en colegios, hospitales y otros sitios públicos. Son muy lavables y resistentes, pero su aspecto no es agradable.

Copyright © 2009 Decorar paredes