Paredes exteriores

Paredes exteriores

Una pared es una estructura sólida vertical que define y protege un espacio.

Las paredes exteriores son los elementos verticales que cierran un edificio, puede ser de distintos materiales, según el sistema constructivo empleado.

Cumplen funciones de envolvente, delimitación del espacio, protección del medio externo, acondicionamiento, en algunos casos tienen una función estructural. Estas paredes deben presentar estanqueidad contra el agua.

En cuanto a su estructura, pueden ser paredes portantes, en este caso son macizas y deben estar constituidas por materiales pesados como mampostería, muros de hormigón, piedra.

O pueden ser paredes no portantes, en cuyo caso sólo cumplen la función de cerramiento, existiendo una estructura de pilares y vigas, encargada de conducir los esfuerzos del cerramiento superior. Estas paredes permiten la apertura de vanos de mayor tamaño.

Los muros portantes cumplen una función estructural, tienen un buen aislamiento acústico para ruidos aéreos, pero su comportamiento frente a los impactos es malo, pues el ruido de impacto se propaga por vía sólida.

Los muros no portantes tienen menor masa que los portantes, por lo que su espesor es menor, para solucionar el problema del acondicionamiento térmico y acústico, se recurre a las paredes dobles con cámaras de aire estancas, las que tienen mejor comportamiento frente a los ruidos de ambos tipos y frente a las temperaturas externas.

Uno de las principales exigencias a que están sometidas estas paredes es la humedad en todas sus manifestaciones: pluviométrica, capilar, condensación, ambiente. Para evitar problemas frente a la lluvia es conveniente colocar una pequeña vereda rodeando el edificio, para evitar la entrada del agua.

También es necesario impermeabilizar las paredes por su cara externa par que no penetre el agua de lluvia y la humedad ambiente. Para evitar la ascensión por capilaridad del agua del terreno, debemos impermeabilizar las paredes a nivel de la cimentación, esto corta la entrada del agua.

Materiales de construcción de las paredes exteriores:

El material más tradicional que se emplea actualmente en la construcción de paredes exteriores es la piedra, tiene poco uso debido a su peso y elevado costo, además de las dificultades para trabajarla. Se la emplea principalmente como revestimiento con fines decorativos. Para la unión se emplea mortero de arena y portland.

Otro de los materiales tradicionales es el ladrillo, es un pétreo artificial obtenido por cocción de la arcilla. Estos elementos pueden ser de varios tipos: de máquina (fabricados con maquinaria industrial), de campo (fabricados artesanalmente), huecos (conocidos como ticholos, rejilla, dependiendo de su forma). Estos elementos van unidos con mortero de arena y portland.

Los bloques de hormigón son mampuestos más livianos, su tamaño es mayor, son huecos. Estos elementos constructivos tienen una resistencia menor que los ladrillos y son más pesados. La ventaja es que su costo es menor y sus dimensiones mayores, por lo que reduce los tiempos de construcción.

Los muros de hormigón armado pueden ser de dos clases, armados in situ, lo que requiere de un encofrado y su llenado en obra, son poco utilizados debido a las dificultades que estas tareas ocasionan en las obras. Se emplean en la construcción de muros portantes.

Los tabiques prefabricados de hormigón armado son los más empleados, ya que son de fabricación industrial y llegan a la obra prontos, sólo deben montarse sobre las estructuras portantes.

Copyright © 2009 Decorar paredes